Mi foto
Nombre:

miércoles, noviembre 21, 2007

Chile es un espectáculo de bajo presupuesto

Según Rodrigo Canala y su espectáculo detrás de “Suite-Patrón”
La Nación, Miércoles 21 de Noviembre 2007.
Por Gabriela García

El artista visual indaga en la violencia que esconden las estructuras sociales y el poder a través una perturbadora exposición que mezcla escultura, dibujo y prótesis humanas. Acá, su visión sobre la caja idiota, la silicona y la Teletón.


-Tu muestra se llama "Suite-Patrón". ¿Por qué le pusiste ese título?
-El título está compuesto por dos expresiones conectadas desunidamente por un guión: la palabra "suite", referida a una forma musical que mezcla distintas tonalidades, y "patrón", cuyo significado puede ser "modelo" o "dueño". Desde este punto de vista, "Suite-Patrón" trata sobre la solapada violencia que habita en determinadas estructuras que socialmente se presentan como inofensivas.
Lo que verá el espectador es una gran "escultura" construida en madera aglomerada, una serie de siete dibujos confeccionados en tinta y grafito sobre papel milimetrado. Y un trabajo in-situ consistente en un gran dibujo ornamental realizado con polvo doméstico adherido al muro.

-Tu obra habla también de las relaciones del espectáculo. ¿Es una crítica a la tv, a la farándula, a la silicona?
-Mi trabajo articula un comentario crítico sobre nuestra sociedad espectacularizada. De hecho, a Chile lo percibo como un permanente espectáculo, aunque de bajo presupuesto. Desde la oficialidad política hasta ciertos agentes culturales, cumplen el rol social de arlequines de la televisión y el arte, carnavalizándolo todo. La eterna fiesta de la cultura y la "buena onda".

-Teniendo en cuenta que los chilenos pasamos la mayor parte del tiempo frente a la pantalla. ¿Qué opinas sobre fenómenos como "SQP", el paparazzeo y la opinología?
-Me provocan vergüenza ajena. La lógica de estos programas es denigrar y ser denigrado. Ambas posiciones, intercambiables por lo demás, se traducen finalmente en dividendos tanto para el agresor como para el agredido. Es un círculo perfecto donde todos ganan. El combustible que alimenta a este circo pobre e indigno es el morbo y la decadencia, tanto de los espectadores como de los conductores, estos últimos verdaderos payasos tostados por las luces del escenario. Ahora, poco y nada puede hacerse al respecto. Tiendo a pensar que, de modo similar a los animales carroñeros o a los parásitos que aseguran el equilibrio natural de un determinado ecosistema, este tipo de espectáculos son necesarios, aunque no me explico muy bien para qué.

-¿La Teletón tampoco se salva?
-Quiero pensar que tras la inmoral publicidad de marcas comerciales millonarias y la blanca sonrisa de caritativos rostros televisivos, hay un fin solidario. Aunque parezca un chiste, muchas de estas "figuras" que nos demandan humanidad y dinero son las mismas que después se desuellan a toda pantalla en estelares o matinales antropófagos

1 Comments:

Blogger FUNK 70 said...

mirá tu !

7:08 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home